#Opinion #TurismoNacional No se puede conformar a todo el mundo


"No conozco la clave del éxito, pero se que la clave del fracaso es tratar de complacer a todo el mundo."
 Woody Allen


Se ha hablado y analizado mucho sobre el presente del Turismo Nacional. En tiempos donde el automovilismo actual se interroga sobre formatos de mas espectáculo, autos mas igualados y cada vez un rol menos protagonico del piloto, el certamen nacional de turismos goza de un inusitado éxito, aun sin el nivel de difusión o publicidad que el Turismo Carretera o el Super TC 2000, el TN se abrió camino, con carreras impredecibles, lucha por la victoria hasta el final y campeonatos que gozan de una interesante paridad, midiendo el talento de los pilotos, combinado con distintas modelos y marcas que abren el juego tanto en Clase 2 como en Clase 3.

En lo personal he sido critico en los últimos años con el titular de la categoría. Sostengo dichos argumentos en la simbiosis que sostiene Hugo Paoletti con el titular de la ACTC, Hugo Mazzacane, alianza estratégica que sin dudas perjudica a la categoría, y en la televisora que no la valoriza, ni la explota tanto como potencialmente podría ser, incluso a un nivel similar al mismísimo BTCC britanico.

Fuera de eso, es innegable que la categoría gana fans en un contexto pobre de nuestro automovilismo nacional. Con una Clase 2 que promueve a los mejores exponentes del zonal provincial, en categorías de características similares técnicas, como el TS1800 santafesino o la Clase 2 de Cordoba Pista, por citar ejemplos cercanos y la Clase 3, que ha conseguido en los últimos años llamar a pilotos de renombre, no sin importantes y atractivos caches de particulares o de las fabricas que en forma directa o indirecta promueven sus modelos.

Justamente la Clase 3 es la que esta en el debate por varios motivos. Por un lado el áspero desarrollo de las carreras, con maniobras preocupantes y peligrosas como lo sucedido en San Luis con Santero y Muñoz Marchesi. Y por el otro por la paridad técnica, compleja por el simple hecho que intervienen varias marcas y modelos distintos.

Con el objetivo de dicha paridad, se dieron nuevas venias reglamentarias a los Chevrolet Cruze y la flamante versión del Honda Civic, lo que despertó fuertes polémicas entre usuarios de otros modelos de la categoría y un claro malestar.

Quizás, y nos merezca un reconocimiento al presidente de APAT, el gataflorismo de algunos pilotos y equipos llama la atención, mas cuando nada los limita en el desarrollo y mejora de sus vehículos y elementos mecánicos. De hecho hasta ahora no se han escuchado a mi entender argumentos demasiado técnicos.

Aun asi mi temor es que el Turismo Nacional pueda, en su afan de dejar conforme a todos, apelar a estandarizar mucho mas el panorama y terminar "teceisandose" lo que seria fatal para una categoría que se destaco por ser distinta.

Seria también importante que el TN no abandone su espíritu promocional. En esto también hay responsabilidad de las categorías superiores. El TC prefabricado y el Super TC 2000 con su monomotor, le quitaron identidad a estas categorías, que solían igualar en emociones en tiempo pasado al TN, aclarando que en la ultima nos referimos al viejo TC 2000. A su vez, los sponsors y marcas de automotores emigraron a otros deportes o incluso diversos negocios, situacion que se explica en salidas como la de Citroen de la categoría o el proyecto cambiado sobre la marcha de Toyota, independientemente de que en el primer caso la falta de competitividad tambien aporto lo suyo.

En la década de los 90, mientras el Turismo Nacional se derrumbaba, el TC y TC 2000 reventaban autodromos. Hoy en el contexto de publicos diezmados, el Turismo Nacional crece en materia de espectáculo, pero con dudas que pueden jugarle en contra respecto a su futuro.

El paso por San Luis debe ser una llamada de atención. No hay dudas que no faltaran emociones y muy buenos espectáculos en las proximas fechas, pero a veces no se trata de conformar a todo el mundo, sino de defender su esencia. Esperemos asi lo entiendan en APAT.

Comentarios