NO ES IMPOSIBLE El sueño de una nueva misión argentina en Daytona


Norberto Fontana despertó una idea que mas de una vez se planteó y que por su solo hecho entusiasma. Una nueva misión argentina en las 24hs de Daytona a 25 años de aquella epopeya de 1993 no suena descabellado y mucho menos en momentos donde el automovilismo argentino tiene material y potencial para desempeñarse en el exterior, amén de las deficiencias que hemos mencionado en mas de una ocasión.

Si a eso se suma la potencial oportunidad que se sume Jose Maria "pechito" Lopez a la empresa y el para nada despreciable aporte logístico que podria dar Ricardo Juncos, un argentino que sobrados éxitos en el camino a Indy, no es un sueño imposible.

IMSA atraviesa sin dudas su mejor momento. Resucitó el endurance americano que parecía condenado a muerte con el fracaso del Gran Am y la extinta American Le Mans, y le dio un nuevo impulso con la llegada de los prototipos DPi, que equiparados a los LMP2 podrían ser un futuro que busca FIA WEC para volver a enamorar, mientras las nuevas normas LMP1 han llamado a equipos privados a pujar contra Toyota, buscando una transición posible.

Con 50 autos en pista y nuevo record de distancia, la edición 2018 de las 24hs de Daytona muestran a IMSA en todo su esplendor, mientras que el potencial de una misión argentina ilusiona. Norberto Fontana tiene pergaminos internacionales que lo preceden y su destacado desempeño en las pasadas 24hs de Dubai, con un Mercedes AMG GT3, lo convierte en una potencial opción.

Además de pechito Lopez, otros pilotos argentinos se han sumado y muchos se ilusionan de ser parte y apoyar tan importante empresa. Si sabemos de ellas no son imposibles. La consideración de la misión argentina en las 24 hs Nurburgring, los jóvenes con potencial internacional y el amplio universo que gana el Endurance y los GT3 que imponen como opción para proyectos similares. Series como la Blancpain o la 24H Series podrían alentar aventuras similares.

Pero está aventura no puede agotarse en el Endurance, es muy posible creer más que nunca en proyectos deportivos que con una buena base de empresas privadas y el estado porque no, nada puede ser imposible.